Pages

Friday, June 11, 2010

La creación y la caída. La ofrenda y el pecado

(English version coming soon!)

Génesis 1, 2, 3, 4

Estos primeros cuatro capítulos encierran tantas cosas que por un momento creí que mi cabeza iba a explotar de todo lo que estaba entrando en ella. En estos cuatro capítulos sen encierra básicamente todo. Es increíble todo lo que uno puede aprender en unas cuantas líneas cuando tu corazón está dispuesto.

Una de las cosas que más me llamó la atención fue que cuando Dios creó a todos los seres vivientes, los creó según su especie y a todos los llamó a ser fructíferos y a multiplicarse. A todos.

A veces me parece que algunas personas se tomaron estas instrucciones demasiado a pecho y ahí los ves con un montón de hijos a los que no pueden sostener.

Primero dijo: “sean fructíferos”, pero nosotros no somos plantas que den fruto o ¿si? Más bien se refiere a los frutos que damos como personas. Cuando hablas con alguien, ¿qué le dejas? Lo que sea que les damos a las personas a nuestro alrededor, ese es nuestro fruto y hay que tratar que ese fruto traiga vida a otras personas. Que les de luz y esperanza.

Lo que más me gusta de estos primeros capítulos de la palabra es como Dios vino a ordenar el caos. “La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas.” (Génesis 1:2). El ejemplo más visible de esto es la naturaleza. Puede parecer que las cosas pasan por coincidencia o solo porque si, pero Dios en su infinita misericordia y sabiduría tiene un plan hasta para las hormigas y todo funciona como Dios quiere que funcione.

Debemos de dejar que Dios entre en nuestro corazón y nos ayude a ponerle un orden a nuestras vidas. Es muy difícil, porque nos gusta creer que nosotros tenemos el control y nos asusta pensar en dejarnos llevar por un ser que no podemos ver. Lo sé, porque a mi me pasó. Todavía me sigue sucediendo y a veces es muy difícil dejar que el Señor tome las riendas de ciertas áreas de mi vida. Pero en vez de luchar, es mejor solamente dejarse llevar por El. Después de todo Dios ya tenia trazado el plan de tu vida mucho antes de que siquiera pensaras en existir. El te ha amado desde el principio de los tiempos y todo lo que El tiene para ti es para bien aunque a veces no nos lo parezca.

“También les dijo: ‘Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra.’” (Génesis 1:29-30) Esto es otra cosa que hay que tener en cuenta que Dios quiere armonía entre los hombres, pero no solo entre los hombres sino también entre el hombre y la naturaleza. No te digo que tienes que volverte vegetariano ni nada por el estilo, pero si hay que tener en mente que Dios nos dio la tierra para que nosotros la sojuzgáramos pero puso muchos otros seres vivientes en ella también, y no solo somos nosotros los que vivimos de ella.

Estos versículos de Génesis nos hacen ver esta armonía que existía en el Edén y la cual se perdió al momento de la caída del hombre. Muchas veces creemos que nuestro pecado solamente trae repercusiones para nosotros mismos, pero aquí puedes ver como muchas veces el pecado no sólo trae maldición para ti, si no también para aquellos que te rodean. “Al hombre le dijo: ‘Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa!...’” (Génesis 3:17) entonces todos en la tierra sufrieron por el pecado de un hombre. Ponte a pensar en esto cada vez que sientas la necesidad de hacer algo que no te lleva a bien.

Luego tenemos a Caín y a Abel, y es aquí donde vemos las primeras ofrendas a Dios. Donde vemos también la diferencia entre una ofrenda dada por amor y obediencia, a una dada por compromiso y obligación.

Abel buscó entre sus ovejas primogénitas y ofrendó lo mejor de lo mejor y lo más importante es que lo hizo de corazón y esto agradó a Dios. En cambio Caín se tardó en dar su ofrenda. La escritura dice “Tiempo después…” (Génesis 4:3) lo cual me hace preguntarme en qué estado pudo haber estado su ofrenda. A Dios no le agradó porque además de no ser lo mejor de la cosecha de Caín, no fue hecha de corazón. No había amor en esa ofrenda.

En Génesis 4:7 Dios le dice a Caín que está en él el vencer al pecado, y le da todo lo que necesita para hacerlo. Primero que nada: hacer lo bueno, ya que al hacer lo malo el pecado te acecha como fiera pero tú puedes dominarlo. ¿Y qué pasó? Pues que en vez de dominar él a la fiera, se dejó dominar por el pecado y terminó matando a su hermano.

Ten cuidado de donde andas. No estés en conductas erróneas que te llevan por mal camino. Cierra tu mente a todas esas cosas, pensamientos y sentimientos que no te conducen a nada bueno. Ten en cuenta que todo pensamiento es una semilla y es decisión nuestra si vamos a dejar que florezca una hermosa flor o una mala hierba que consume todo y te deja seco por dentro.

Search This Blog / Busca en este Blog

Loading...